Fisura labiopalatina: Tratamiento de las distintas fases de la fisura palatina desde las cirugías primarias hasta las intervenciones secundarias de la edad adulta para la normalización de los tejidos blandos y de los maxilares.
 


Fisura palatina: Uranoestafilorrafia con reconstrucción muscular para el cierre de la fisura palatina. Las hendiduras del paladar pueden ocurrir solas, como una deformidad aislada o en combinación con una hendidura unilateral o bilateral del labio. 
Para ofrecer la mejor oportunidad para el desarrollo normal del habla, es necesaria la reparación completa del paladar con reconstrucción de la musculatura. La edad óptima para dicho procedimiento es a partir del año de edad.

 

          
Fístulas palatinas: Son agujeros entre la cavidad oral y nasal que pueden aparecer en un pequeño porcentaje de pacientes. No sólo causan la fuga de aire, líquidos y alimentos entre la boca y la nariz, sino que también dificultan el habla normal. Su tratamiento consiste en el cierre completo de las capas nasales y orales para cerrar la comunicación.

 

Injerto alveolar: La mayoría de pacientes con fisura labiopalatina precisan la reconstrucción de la fisura alveolar. La técnica de elección es mediante un injerto de cresta ilíaca. La utilización de abordajes mínimamente invasivos permite una corta hospitalización y vuelta a la actividad normal en poco tiempo.

 

Cirugía ortognática: Un elevado porcentaje de pacientes con fisura labiopalatina precisan la realización de cirugía ortognática para la recuperación de una armonía facial y correcta posición de los maxilares y la mordida. La deformidad característica es el menor desarrollo del maxilar quedando una mordida invertida con la mandíbula por delante. Mediante incisiones dentro de la boca se pueden movilizar los maxilares y fijarlos con miniplacas. El uso de la planificación virtual 3D permite reducir el tiempo de la cirugía y mejorando la recuperación postoperatoria.

 

Distracción osteogénica: En pacientes con un maxilar muy pequeño respecto a la mandíbula se puede corregir su posición mediante el avance progresivo del mismo. Esto se consigue tras la colocación de unos dispositivos internos (distractores) sin dejar cicatrices en la piel que avanzan gradualmente el maxilar (1mm al día) hasta la deseada posición para que ocluya correctamente con la mandíbula. Este lento avance del hueso permite una adaptación progresiva de los tejidos blandos de la cara mejorando el resultado y reduciendo la posibilidad de recidiva.

 

Rinoplastia: La asimetría de la punta o tabique puede corregirse mediante una rinoplastia. En algunas ocasiones puede ser necesaria la realización de injertos de cartílago (del propio tabique, pabellón auricular o costilla) para lograr una buena simetría. 
La cirugía se puede realizar a partir de los 14-16 años para mejorar la apariencia de la nariz y/o la respiración nasal.

 

Implantes dentales: Debido a la fisura alveolar o a la ausencia de dientes es necesaria la rehabilitación de los mismos. La manera más anatómica y funcional es mediante la colocación de implantes dentales. En algunas ocasiones puede ser necesaria la regeneración ósea previamente o el mismo día de la colocación del implante. El momento óptimo para su colocación es una vez se ha finalizado el crecimiento.

 

 

 


CONTACTO


INSTITUT PEDIÀTRIC SANT JOAN DE DÉU

Passeig de Sant Joan de Déu, 2, 08950 Esplugues de Llobregat, Barcelona, España

Tel. 93 600 97 83  Fax. 93 600 97 84

institutpediatric@hsjdbcn.org

 

 


GNATION Centro de Cirugía Maxilofacial

Casanova 101, pral. 1ª

08011 - Barcelona

Tel. +34 93 453 79 65 Fax +34 93 451 44 80

info@joseprubio.com